“El rapto del tiempo”, de José Luis Zapatero y Diana Gavilán, una reseña de Mónica Jurado

Título: El Rapto del Tiempo

 

Autores: José Luis Zapatero y Diana Gavilán

 

Editorial. Esic

 

Págs.: 192

 

 

 

¿Qué levante la mano quién no haya tenido que esperar alguna vez? ¿A que no hay nadie? Pues ya que tenemos que esperar nada mejor que saber como hacer que esa espera sea más agradable o que ese tiempo no se de por perdido y esto nos enseña este interesante libro a como tomarnos las espera de otra manera.

Interesante lectura que combina el estudio del tiempo de espera con relatos ficticios que nos sirven de ejemplos.

 

El viajero: Un astronauta se ofrece como voluntario para realizar un peligroso experimento donde viajará al centro de la galaxia y volver a la Tierra. Un viaje a través del tiempo que durará 60.000 años terrestres aunque en la nave solo pasarán 40 años. ¿Qué se encontrará a su regreso?

Cada persona interpreta el tiempo de manera diferente.

El hombre que quería ser Walt Disney: Un empleado modelo de la empresa Disney cuyo máximo sueño es ser recordado como el que cambió la factoría tiene la revolucionaria idea de acabar con las esperas en las atracciones. Pero… ¿Será tan buena idea?

¿Qué ocurriría si desaparecieran las esperas?

Cuenta atrás: Un hombre condenado a muerte pide como último deseo antes de su ejecución un reloj.

Cuanta más información dispongamos más agradable puede resultar la espera.

El Ripio: Jorge tiene una primera cita con Laura y espera que todo salga perfecto. Van a cenar a un lugar de moda llamado El Ripio donde tienen algún problema con el servicio.

No es lo mismo la espera antes, durante o después de un servicio.

Tania: Debido al retraso de su avión Carmen no puede asistir a una importantísima reunión el Londres para cerrar un trato de su empresa que al final no se realiza. Debido a ello es despedida. Aunque urdirá un descabellado plan pero efectivo plan para que el culpable pague.

Dependiendo de la causa de la espera esta la veremos más o menos justificada.

Empujando mi carrito: La batalla desesperada de una mujer con sus tres hijos pequeños que va de compras al supermercado.

¿Qué ocurre cuando estás esperando en una cola y alguien se cuela?

Donde esté mi hogar: En Marte una colonia terrestre vive anhelando su regreso a la Tierra pero quizás este nunca se produzca.

Cuanto más valor le das a lo que esperas menos te cuesta esperar.

Consulte la cartelera: En un estado cada jueves llega a sus ciudadanos una cartelera con los espectáculos gratuitos que este ofrece y que se espera con autentica ansiedad.

Cuanto más amena se hace la espera mucho mejor se soporta.

Acción ciudadana: Un grupo de ciudadanos hartos de esperar decide tomar la oficina de correos donde se encuentran.

Dependiendo del cliente o de la empresa la espera es mejor en compañía.

Sinceramente a partir de ahora ya no volveré a ver las esperas como antes. Y es cierto lo que dicen que la información da poder porque ahora que conozco como funciona el mundo de las esperas mi reacción o la manera de aprovecharlas ya no será la misma. Ciertamente es un libro que te cambia todo un concepto que queramos o no forma parte de nuestra vida. Un libro realmente revelador.

 

 

Los comentarios están cerrados.