“Tres almas para un corazón”, de Guillermina Mekuy, una reseña de Javier Barreiro

LA POLIGAMIA EN EL CENTRO

 

Guillermina Mekuy, Tres almas para un corazón, Madrid, Martínez Roca, 2011.

 

 

 

Javier Barreiro.-

 

 

 

 

La literatura de la Guinea española, como no podía ser de otra manera, tuvo un alumbramiento tardío. Fue Leoncio Evita quien en 1953 publicara la novela fundacional, Cuando los combes luchaban, y hubieron de pasar nueve años para que Daniel Jones Mathama lanzase Una lanza por el boabí. Muchos años más hasta que surgieran otros poetas y narradores, ya en la Guinea independiente.

 

En España, siempre adoradora de su propio ombligo, no han tenido ninguna repercusión los escritores de su antigua posesión centroafricana, a pesar de que la narrativa de tema guineano publicada por autores españoles es mucho más numerosa de lo que comúnmente se cree y los estudios sobre la literatura y cultura del país tienen una amplia y larga tradición.

 

En este contexto han aparecido autores como María Nuse, Juan Tomás Ávila Laurel, Juan Balboa Boneké, Joaquín Mbomio Bacheng o Donato Ndongo-Bidyogo, muchos de ellos con obra publicada en editoriales españolas, que reclaman la atención de lectores y críticos. En los últimos años se ha revelado con fuerza una joven, Guillermina Mekuy, que con tres novelas, El llanto de la perra, (Plaza & Janés, 2005), Las tres vírgenes de Santo Tomás (Suma de Letras, 2008) y la que hoy comentamos, ha alcanzado un puesto preeminente tanto por la amenidad de su escritura, como por los problemas que afronta en su narrativa. Por otra parte, cierta vocación de comercialidad y un compromiso con el progreso social de su país le otorgan un interés que, tarde o temprano, habrá de ser reconocido.

 

Si su anterior narración trataba de los efectos del fanatismo religioso, tanto el provocado por las creencias católicas como por las animistas, en la vida de tres jóvenes guineanas, en esta nueva novela se ocupa de la poligamia, práctica extendidísima a la que suele despacharse simplemente como un fenómeno a combatir y a extinguir. Que las cosas no son tan sencillas es lo que plantea esta novela-reportaje, además desde un punto de vista femenino y ecuánime. A través de una periodista que trata de acercarse a sus sentimientos, en la obra se otorga la voz a las tres mujeres sucesivas de un brillante empresario guineano, que también da su propia visión del asunto.

 

La primera mujer proviene de una familia muy rica pero resulta estéril, la segunda, que da varios hijos al empresario, es de origen muy humilde y la tercera es una brillante profesional, que, a pesar de estar muy enamorada y haber concebido voluntariamente un hijo, es la única que decide abandonar al esposo. Las tres sobrellevan con dificultad la poligamia pero es su distinta posición ante el asunto, la que otorga interés polémico a la novela, aunque en algún caso la exposición de alguna de las mujeres peque de repetitiva.

Según la autora, basada en hechos y personas reales, Tres almas para un corazón nos ofrece un mosaico del alma femenina con la difícil conjugación entre sueños y realidad, la obsesión por la propia imagen, la concepción del amor y las dificultades, pero también su superación, para adaptarse a unas circunstancias cada vez más cambiantes.

 

La novela, en sus idas y venidas nos proporciona una visión de la Guinea de hoy, que está lejos de tópicos y clichés y muestra tanto los efectos y el peso de la cultura española, como la fuerza de la globalización, frente al sustrato de las tradiciones vivas.  A pesar de sus grandes problemas sociales, la sociedad de Guinea es, en muchos aspectos, más moderna de lo que en España se piensa. Obras como esta contribuyen a acercarnos a un país que siempre debería estar tan próximo.

 

 

Los comentarios están cerrados.