“La llamada del río”, de José Garrido Palacios, una reseña de Francisco Javier Aguirre

Autor: José Garrido Palacios

Zaragoza, Geodesma, 2010

 

La primera novela de este autor riojano, radicado en Zaragoza desde hace años,  testimonia dos de sus características personales: una formación académica de carácter histórico y geográfico, por una parte, y una notable capacidad de fabulación, por la otra. El argumento, gran parte del cual se desarrolla a orillas del Ebro, arranca con la trágica inundación de 1890 en el curso medio del río, que ocasiona la muerte por ahogamiento de un matrimonio, cuyos tres hijos de corta edad han de ser atendidos por la familia. El lugar concreto, llamado Razazol, antiguo enclave de la villa de Galur, es el eje a partir del cual se estructura la acción. Los tres hermanos protagonistas llevarán una vida diversa a través del tiempo, hasta regresar a su pueblo de origen para solventar problemas que quedaron pendientes en el pasado. La novela tiene la particularidad de ser al mismo tiempo un vehículo de información geográfica e histórica de las zonas por las que transcurre y de la época que describe, a veces en países lejanos como Cuba. Hay frecuentes notas a pie de página para explicar determinados aspectos en el sentido apuntado, fórmula preferida por el autor en lugar de poner tales informaciones en boca de los personajes. El lenguaje es muy correcto, incluso elegante, y las peripecias de los protagonistas reflejan muy bien la vida rural y urbana de  hace un siglo. Algo que también destaca en la novela son los dibujos de José Arguedas, que retratan con fidelidad tipos, paisajes y situaciones del momento.

 

Francisco Javier Aguirre

Los comentarios están cerrados.