Archivo de la etiqueta: Eduardo Punset

El viaje a la felicidad, de Eduardo Punset, una reseña de Manuel Cortés Blanco

Ediciones Destino

Barcelona, 2011; ISBN: 9788423838886

267 páginas (edición de bolsillo).

 

Manuel Cortés Blanco.

Médico y escritor.

http://manuelcortesblanco.blogspot.com

 

Viajar es un verbo lleno de posibilidades. Puede hacerse solo o acompañado, prendido de una mochila o dentro de una maleta, por tierra, por mar, por aire… Y por supuesto, leyendo un libro.

Desde tal convicción, Punset nos propone a través de esta obra un viaje hacia otro destino fascinante: la mismísima felicidad. A lo largo de ocho capítulos con sus apartados correspondientes, se analiza dicho estado emocional en sus diversas facetas: su sustrato biológico, los factores condicionantes, tantas causas de la infelicidad, o la propia fórmula para alcanzarla. Avalado por múltiples trabajos, su experiencia y una detallada revisión bibliográfica, Punset repasa muchos de los descubrimientos más recientes sobre este tema, invitando desde ellos al lector a reflexionar.

De entre los “más” del libro, el rigor que transmite, la disección completa de un tema que a todos nos interesa, y su capacidad para hacernos pensar con argumentos fundados sobre nuestra vida o nuestros miedos –no en vano, se define precisamente esa felicidad atendiendo a su ausencia-, sin que por ello lo considere una simple obra de autoayuda. Tampoco es un tratado de verdades absolutas –mucho menos en estos tiempos que corren-, admitiendo la crítica reflexiva a cualquiera de sus afirmaciones y a esos componentes de la fórmula para ser feliz. De entre los “menos”, que en ocasiones el lenguaje resulta demasiado técnico –y que conste que soy hombre de ciencias-, habiendo encontrado algunos párrafos extremadamente densos e incluso difíciles de asimilar.

Como buen viajante, siempre he dado más importancia al camino que al destino, a la mochila que al billete. Y así, parafraseando al propio Punset, he acabado descubriendo después de leerle que a veces nuestra felicidad está escondida en la maleta de la felicidad.