“Maldita novela”

Maldita novela Maldita novela. Roberto Malo.
Mira Editores. Zaragoza. 2007. 197 p.

Míchel Suñén

Este autor es un tipo con ingenio. Fresco, natural, desenfadado, con admirable agilidad mental y una sonrisa contagiosa siempre en la chistera. Un narrador nato. De distancias cortasâ?¦ hasta ahora.
Maldita novela es una novela sin novela. Un relato corto largo. Un cóctel de literatura recién ordeñada con sus ingeniosos aditivos. Una sucesión de flashes de agudeza que, aun sin destilar a veces, te atan a la silla, la cama o el sofá para que no cierres el libro. Sólo un capítulo más, piensas por enésima vez mientras los ojos te escuecen de sueño y las comisuras de reírte. Porque Maldita novela es adictiva, eso sí lo tiene: engancha aunque no quieras, tienes que seguir leyéndola.
Si bien el punto de partida puede parecer manido (un autor de cuentos afronta la creación de su primera novela), el estilo intransferible de Roberto Malo trasciende el tema para dejarnos doscientas páginas de ingenio y buen humor, sorpresas, guiños de agudeza e, incluso, como sin quererlo, una trabajada intriga ante el destino de esa novela que no existe del todo, aunque la estemos leyendo.
La no-novela de Roberto es, en realidad, un sí-literario, una apuesta decidida por un estilo auténtico, poco académico a veces, que aporta una voz muy personal, un poso surrealista con pinceladas de ternura y una humanidad incuestionable.
Maldita novela es, en definitiva, una propuesta diferente que explora nuevos caminos expresivos, un compendio de variopintos recursos desarrollados con desigual acierto pero que, en su conjunto, resulta enriquecedor, divertido y, vuelve a quedar dicho, potencialmente adictivo.
Un libro que supone otra constatación irrefutable de la importancia del ingenio, y del ritmo, en la literatura. Un exponente puro de su autor: Roberto Malo, cuya carrera literaria recomiendo seguir, sobre todo, para mantener en nuestra cara una sonrisa, un ceño fruncido de sorpresa y un ojo entreabierto de curiosidad.

Los comentarios están cerrados.