Archivo de la etiqueta: Jesús Esteras Monge

Presentación de libros de Jesús Esteras Monge

Queridos amigos:
El próximo día 10 de diciembre viajaré con mis libros desde Extremadura a presentarlos oficialmente en Zaragoza, a las 8 de la tarde, en el Ateneo, C/ San Voto.
Espero que los que me conocéis me hagáis compañía en esta presentación.
A los que no me conocéis, confío en seduciros con la breve muestra que os envío de mis versos.
A todos, de antemano, mi agradecimiento.
Firmaré ejemplares de “Canto y llanto por Antonia Meneses Moreno”, “El libro de las premoniciones” y “¡Recordad que nacisteis y erais…hombres!, recientemente publicado en Madrid.
Los tres libros están publicados desde febrero del 2011 y son muestra significativa de la poesía aragonesa.publicada fuera de Aragón. Procurad conocerlos.

Con los más cordiales saludos.

Jesús Esteras Monge.

Poema de Jesús Esteras Monge

Era el milagro de las manos,
alzadas como mástiles.
El milagro de los panes,
de las risas,
rajadas com una tabla,
por el tiempo y las lluvias.
Era el milagro del primer
altruista. El gran milagro.
El milagro originario del mundo.
De rincones ocultos y tristísimos
del corazón se alzó la gratitud,
comprada a plazo. Ved al hombre
digno, al incorruptible, al señor
de señores,al santo, al dominador,
al benefactor del pueblo.
Y la sonrisa
aprendió la lección y los mendigos
se alinearon en escalafones.
Pero esto fue después.
En el tiempo anterior al milagro no había sonrisas.
Existían la risa y el llanto,abiertos,
descarnados, como dioses rebeldes
y magníficos.
Después
vinieron los milagros.
Milagros para todas las medidas.
Y de cada milagro se colgó una sonrisa
para que no se sorprendieran los ingenuos.
El primer hacedor de milagros
era un señor muy serio
que nunca sonreía, sólo
cuando era menester.
Y aun hay quien presumía
que bostezaba ante la masa
amorfa de seres sonrientes,
que veían en él al enviado,
al honorable señor,al íntegro,
al intachable y adorable señor,
malabarista único,y ágil
prestidigitador
que ensalzaría a los humildes.
Por eso sonreían…
En espera
de que se convocaran
nuevas oposiciones
al milagro futuro,
accesible a sus manos
ya, y definitivo.