Memoria de los sitios de Zaragoza (1808-1908), de Julio Blanco

Memoria de los sitios de Zaragoza
Memoria de los Sitios de Zaragoza (1808-1908), de Julio Blanco.
Saraqusta Ediciones, 2008

Memorias de los Sitios de Zaragoza (1808-1908)“, de nuestro socio y compañero Julio Blanco, irrumpe con fuerza en el mercado editorial. La prensa se ha hecho eco de su trabajo y para muestra, seis botones:

El Periódico de Aragón. 29/11/2008

Julio Blanco despliega el siglo XIX en un libro de ´viñetas´ históricas

´Memoria de los Sitios de Zaragoza (1808-1908)´ divulga la historia.

29/11/2008 ROBERTO MIRANDA ZARAGOZA

Julio Blanco es un historiador e investigador que ganó el Premio de Ensayo de la Delegación del Gobierno en el año 2003 con un libro sobre el Banco de Aragón. El pasado verano triunfó con la Historia de las Exposiciones Internacionales (Delsan), donde el intento del autor de llegar al máximo de lectores se vio recompensado por las ventas, y ahora ha dado un paso de tuerca en su afán divulgativo con su Memoria de los Sitios de Zaragoza (1808-1908) (Saraqusta), en el que, con textos muy breves, acompañado cada uno con una ilustración en color a toda página, de pinturas, grabados, dibujos, esculturas, estampas y fotografías, se presentan los escenarios y los personajes uno por uno
Desde los antecedentes del Motín de Aranjuez, en el capítulo Intrigas de Estado, con Godoy, Carlos IV, Maria Luisa, Fernando VII y Napoleón, hasta las instalaciones de la Exposición de 1908. En medio, los Sitios de Zaragoza, las escenas y luchas, los héroes y los villanos, la capitulación, y los valedores del Centenario y la Exposición hispanofrancesa.
A la gran fuerza visual de este libro, una verdadera joya de regalo, se une el rigor y la claridad expositiva del investigador, los personajes presentados por orden cronológico, la descripción de sus rasgos físicos, la edad que tenían en 1808, cuáles eran sus intereses en ese momento y lo que estaba pasando en Madrid y en el resto de España.
Blanco explica cómo se desarrolla la lucha, los hospitales de Zaragoza, la epidemia de tifus. Escenas de la vida cotidiana en la ciudad. El libro no se lee como un tratado ni como una novela, sino con la agilidad de planos sucesivos, como en el cine. Con la ventaja de que puede uno detenerse en cada lámina y, apoyado en el breve texto, poder completar una escena con las ya vistas y componer el puzzle general, completado con la imaginación. El autor señala que ha planteado el libro como los antiguos romances de ciego que se presentaban con viñetas y se llevaban de plaza en plaza apuntando con un puntero. Como un juego de divulgación. Y no mitifica a nadie.

El Periódico de Aragón, 30/09/2008

Memoria de Los Sitios

Julio Blanco nos ofrece un volumen abarcador de la Guerra de la Independencia y de la Expo de 1908.

30/09/2008 JUAN BOLEA

Esta tarde, en la Sala Ámbito, con el padrinazgo de José Antonio Armillas y de Luis del Val, Julio Blanco García presentará su última criatura literaria: Memoria de Los Sitios de Zaragoza (1808–1908).
Se trata de uno de esos volúmenes en tapa dura, guaflex y camisa plastificada, con estampaciones en oro en tapa, guarda y contra, impreso a color en papel estucado e ilustraciones a dos caras, que parecen facturados para regalar.
Un libro artístico, sin duda, pero también, por su práctica concepción, divulgativo, sinóptico y de suma utilidad para refrescar nuestra memoria particular de los Sitios de Zaragoza, o para instruir, de una manera amena y global, a todo aquel que se acerque por primera vez a tan trascendente página de la historia.
Su autor ha concebido el trabajo dividiéndolo en amplios capítulos que nos ayudarán a situarnos y a entender mejor el conjunto episódico de cada uno de los decisivos acontecimientos que jalonaron la Guerra de la Independencia: Intrigas de Estado, Reacción popular, Primer Sitio de Zaragoza, Segundo Sitio de Zaragoza, Primer Centenario… Entreverados a esos epígrafes iremos redescubriendo los hechos más relevantes de la invasión francesa y de la insurrección española: el alzamiento madrileño, el asalto del ejército imperial contra las tapias de Zaragoza, el heroísmo de las mujeres, el juramento de la Puerta del Carmen, la caída de Torrero, la capitulación de Madrid, el cerco de Zaragoza con treinta y cinco mil hombres, la toma de Santa Engracia, San Agustín y San Lázaro… y así hasta la dolorosa capitulación de la Inmortal. A partir de ese punto, la Memoria dará un salto hasta el siglo XX, para reseñar las principales hitos de la Gran Exposición de 1908, con su pabellón de Máquinas, el Jardín Botánico, y los pabellones Agrícola y de la República Francesa.
Mención aparte merece la selección de ilustraciones, cuya contribución a la secuencia visual de los personajes y hechos históricos viene firmada por los retratos de Goya, Gerard, Álvarez Dumont, Keiquens, Wachsmuth, Brambila, Lejeune, Pepe Luz o Baqué Ximénez.
Complementan las hermosas láminas textos de carácter práctico, sencillos y asequibles, e igualmente ilustrativos.
“Mi trabajo –explica el propio Julio Blanco en el prólogo– no ha pretendido otro objetivo que difundir estos hechos con atractivas imágenes. He huido del maniqueísmo. En las guerras, que esencialmente recogen rencores, envidias, bondades, heroicidades, ambiciones, no siempre es sencillo hacer distinciones entre buenos y malos”.
Pero, ¿pudo evitarse la enorme mortandad? Blanco lo analiza de la siguiente manera: “Zaragoza, sus vecinos, podían haber capitulado ante el ejército imperial, después de que éste abriese brecha entre sus defensores. Tal decisión no hubiera sido considerada un acto de deshonra. La ciudad no era un cuartel, y los hombres, mujeres y niños que la habitaban no componían un ejército, no eran profesionales de la guerra. Pero tomaron las armas, dejando de ser paisanos para convertirse en soldados.”.
Y en materia de estudio histórico. Ríos de tinta han corrido desde entonces, y los que correrán. Por eso resultan tan recomendables este tipo de grandes compendios.

Escritor y periodista.

Heraldo de Aragón. 15/12/2008

Delicatessen libreras “made in Aragón”

´Memoria de los Sitios de Zaragoza (1808-1908)

SERGIO DEL MOLINO
…Mucho más ambicioso es “Memorias de los Sitios de Zaragoza (1808-1908)” de Julio Blanco García, un apabullante trabajo ilustrado a todo color en una edición de lujo a cargo de Saraqusta Ediciones.

Empresarios. Año XVI, Nº 183 (segunda época)

“Memoria de los Sitios de Zaragoza” (1808-1908)”, un libro único con material exclusivo de gran valor histórico.

Coincidiendo con el segundo centenario de los sitios de Zaragoza, ha salido al mercado un libro que recuerda estos hechos. Memoria de los Sitios de Zaragoza recuerda al público en general los acontecimientos de esa etapa de la guerra de la independencia. Libros que se dediquen a estos episodios de la historia de España hay muchos pero quizás sean algo farragosos para el gran público, esto es lo que ha querido evitar el autor de esta Memoria de los Sitios de Zaragoza. “Hay muchos libros dedicados a este tema para los que somos apasionados de la Historia, pero éste cuenta lo necesario sin perderse en datos como fechas innecesarias, de una forma novelada, puesto que tiene unprincipio, un desarrollo y un desenlace”, afirmaba Julio Blanco autor del libro.
Este libro viene a recoger en texto muy resumido y divulgativo, pero riguroso, estos hechos, “el libro es un conjunto de pequeños textos auxiliado por grandes y coloristas reproducciones de pinturas, grabados y dibujos de los artistas más representativos, entre los que destacan Goya, Unceta, Casado del Alisal, Álvarez Dumont y otros. Porque si acompañamos una visión amena de la historia con una presentación en tapa dura, con estampaciones en oro, con un buen gramaje, estamos ante una gran obra”.
Se trata de un artístico libro que huye de la clasificación de sus protagonistas en buenos y malos, que destaca por el gran impacto visual de sus imágenes y el atractivo tratamiento del texto, virtudes que sin duda lo van a convertir en un óptimo e indispensable regalo para los amantes de la lectura, la historia y la pintura. “Es una joya editorial, en la que alguien profano en estos temas acabe con una buena noción de lo que ocurrió en esos años y quienes fueron los protagonistas de esos hechos. Esta obra va dirigida a cualquier lector entre 5 y 105 años. Hay que decir que hemos contado con el respaldo de instituciones como las Cámaras de Comercio de Aragón, la Fundación Bicentenario de los Sitios, o la Academia General Militar y que estamos en conversaciones con otras que ya han mostrado su interés por este libro, ya que puede convertirse en un perfecto regalo institucional o de empresa”.
Ciertamente el texto es asumible para todo aquel interesado en historia, pero también para los amantes del arte, sobre todo pintura, simplemente para quienes quieran saber por qué una calle tiene un determinado nombre y quién era el personaje a la que va dedicado. A lo largo de 375 páginas el lector se asombrará ante la calidad de los textos e imágenes expuestos que dan una idea ajustada y certera de los acontecimientos acaecidos en Zaragoza en 1808 durante la invasión francesa.

La aventura de la Historia. Año 10, Nº 122

El bello libro

…Por su parte, y dentro del conmemorado bicentenario de la Guerra de Independencia, Saraqusta Ediciones ha elaborado “Memoria de los Sitios de Zaragoza (1808-1908), obra de Julio Blanco García (375 págs, 58 €)

Historia de Iberia Vieja. Revista de Historia de España. Nº 22

El libro del mes.

La epopeya zaragozana

Cuando se acercan las navidades, nada mejor que apostar por esta indispensable lectura, ideal para los amantes de la historia y la pintura.

Al cumplirse 200 años de los Sitios padecidos por el pueblo de Zaragoza por el acoso francés, este libro recoge, en un texto muy resumido y divulgativo, los avatares más destacados de la epopeya, con la aportación de repoducciones de pinturas, grabados y dibujos de los artistas más representativos, entre ellos Goya, Unceta, Casado del Alisal, Álvarez Dumont y otros.
Se trata de un artístico libro que huye de la clasificación de sus protagonistas en buenos y malos, que destaca por el gran impacto visual de sus imágenes y el atractivo tratamiento del texto. Un regalo para los amantes de la Historia.

Aprovechamos para desearos desde la Asociación un feliz año 2009 y prósperas publicaciones.

Los comentarios están cerrados.